Relato Erotico I

Historias Eroticas Escribe tu comentario

Comenzando apenas a conocerla, notó que era de esas mujeres que siente con toda la piel y disfruta de los prolegómenos tanto o más que del acto en sí, por lo que aceptó las reglas tácitas del juego y se sumergió en aquel cuerpo suave y ligeramente perfumado, para explorarlo centímetro a centímetro con los ojos, con las yemas de los dedos, con los labios, con los dientes, con el peso todo de su cuerpo abriéndose camino entre la mente femenina, compleja, entreverada, volátil e intensa.

Poco a poco fue encontrando los puntos exactos que la hacían temblar, contener el aire y soltarlo en ruidosas bocanadas, entre labios tensos y dientes apretados. Besó suavemente sus labios y sus párpados semi cerrados entregados a un placer anticipado, recorrió con la punta de su lengua el lóbulo de sus orejas pequeñas y bien formadas, y notó cómo su cabeza se inclinaba ligeramente, inconscientemente, dejando expuesto su cuello incitador. La respuesta fue inmediata y avasallante al masajearlo con labios y lengua, por lo que se quedó allí largo rato, llevándola al paroxismo.

Muchos minutos después bajó hasta su pecho; acurrucándose entre sus senos como un lactante, se asió a uno de los pezones con la vehemencia del que no fue amamantado. El pequeño botón de placer se inflamó duplicando su tamaño, triplicando su color, cuadruplicando su capacidad de sentir un goce sin límites. Ella jadeaba y se estremecía como si fuera penetrada, y en efecto lo estaba, en lo más profundo de su mente, allí… donde en realidad se fabrican los más intensos orgasmos…

relato erotico

Pudo haberla penetrado en ese momento, de hecho se moría por hacerlo, pero sabía que esa noche el juego era otro, con otras reglas y otros resultados. Se arrodilló frente a ella y tomó cierta distancia para contemplarla absorta, lejana, totalmente entregada a las terapias amatorias. Le encantaba verla disfrutando, pero mejor le hacía sentir el hecho de saber que era él quien le proporcionaba semejante placer.

Bebió un poco de agua y salpicó algunas gotas sobre el vientre desnudo de su compañera, que se agitaba sobre el colchón. El contraste del frío líquido sobre la piel hirviente, unido al volcán de deseo que bullía más adentro, en sus entrañas, le produjo espasmos incontrolables. Él se apresuró a secarla con su mano grande y laboriosa, y se le ocurrió tocar el hoyuelo prohibido de su ombligo, intocable por alguna extraña y desconocida razón. Lo que también desconocía era que en este nuevo juego, con nuevas reglas y nuevos resultados, tocar el ombligo de su mujer ocasionaría en esta oportunidad un ardor desatado, intenso e inexplicable, como si la penetración de la punta de aquél dedo índice se extrapolara al pene en su vulva, a la lengua en su boca, al amor en su corazón…

Inusitadas sensaciones, tal vez irrepetibles, inundaron el cuerpo de aquella mujer tendida en la cama sin otro contacto físico que el dedo de su amante en el mero centro de su anatomía… La lujuria restante fue expulsada en un vapor húmedo que invadió todo su cuerpo, dejando un rastro empapado con la forma de su cuerpo sobre el colchón.

Como si no hubiese sido suficiente tanta dedicación y tanto detalle, él la tomó de las manos, la sentó frente a él, cuerpo con cuerpo y la rodeó con brazos y piernas, con una ternura infinita, aireando su espalda mojada y acomodando sus cabellos desordenados. Ella jamás olvidó aquel juego en el que nadie apostó y todos ganaron…

Eroti-k-Mente

2 Respuestas para “Relato Erotico I”

  1. Cathy Escribe:

    Me ha gustado mucho, gracias !

  2. Elena Arias Escribe:

    Hola muy buenas! Disculpa que te escriba de forma pública pero no he encontrado otra manera de contactar contigo. Estoy muy interesada en la información de su blog me parece que la información es muy interesante y actual. Tenéis algún mail de contacto directo? Os dejo mi mail, ********@gmail.com espero poder contactar contigo. Un saludo,

    Elena.

Deja Una Respuesta

© 2010 - Blog - Erótico

Contenido exclusivamente para adultos (min 18 años)

 Posicionamiento Web | Sex Shop Online | Directorio Erótico